Saltar al contenido
Ventas Grandes

Los bienes de Adriano y los del pueblo romano

6 de febrero de 2016
Los Bienes de Adriano: Busto del emperador hispanorromano
Los Bienes de Adriano: Busto del emperador hispanorromano
Los bienes de Adriano, emperador hispano de Roma

Publio Elio Adriano (76-138 d. de C.) fue emperador del Imperio Romano (desde 117 al 138). Fue el segundo de los emperadores hispanos (el primero fue su tío Trajano, también emperador, al que sucedió). Durante su reinado el Imperio Romano alcanzó la mayor extensión territorial de su historia. Adriano destacó por su afición a la filosofía estoica y epicúrea.

Además de ser un ilustre militar experto en asuntos bélicos, durante su reinado se reveló como un soberbio administrador; en él se realizó una completa reforma del sistema administrativo imperial que complementaba a las transformaciones económicas y militares llevadas a cabo en el sistema financiero, la estructura militar, el sistema defensivo de las fronteras, y, en la mejora de las relaciones diplomáticas con otras naciones.

De Adriano se cuentan muchas y muy excelentes cosas pero hoy le voy a traer esta (1):

“Proferia  freqüentemente en el Senado estas palabras, que tanto distinguen al Rey del tirano:  ,,Nunca olvidaré que gobierno los bienes del pueblo, y no mis bienes propios.”

Los bienes de la Hispania actual

En estos tiempos de extrema corrupción en los que, en numerosos casos,  los bienes públicos son utilizados como si fuesen de nadie, esto es, en provecho de los corruptos, un comportamiento como el de Adriano resulta espectacular. Adriano fue el emperador romano con más poder que existió nunca. Por eso hubiese podido apropiarse de todo lo que hubiese querido… pero su formación estoica romana, se lo impedía. La educación recibida de fuentes tan venerables, le imposibilitaba para aprovecharse de su posición. ¡Qué diferencia con las incesantes noticias acerca de personas, sindicatos, organizaciones varias, políticos, etc., de la España actual ―la misma tierra de Adriano― que, aprovechándose precisamente de su situación de poder,  manejan con impunidad, y para su lucro personal, los bienes de todos.

No deje de notar que en opinión del autor de la referencia, Jean François de La Croix (2), lo que más distingue a un Rey (hoy diríamos, dirigente) de un tirano (hoy, un delincuente situado en un puesto de poder) es precisamente el uso que de los bienes públicos (o de otros grupos) hacen: tratan los de los demás como si no fueran de nadie, en condiciones de una casi total impunidad.

Y que algunos terminen frente en los tribunales, no es consuelo suficiente. Las satisfacciones no pueden llegar al final de un larguísimo periodo de incertidumbre, sino que no debieran producirse los casos que se van conociendo. Son medidas preventivas las que se necesitan.

¡Qué pena que la sangre de Adriano ― la educación estoica y epicúrea romana  recibida cuando solo era un joven nacido en la Hispania romana,  sin visos de poder  ser lo que luego fue― no hubiese regado con más profusión  nuestra patria!

¡Salve, Adriano!

Miguel Villarroya Martín, a 6 de febrero de 2016 / RdP.007

Notas:

(1) Encontrado en la página 4 del DICCIONARIO MANUAL Y DICHOS MEMORABLES DE HECHOS DE LA HISTORIA ANTIGUA. Escrito por Jean François de La Croix, y Trasladado Al Castellano Por El Teniente Coronel  Don Bernardo María De Calzada. TOMO I.  MADRID: EN LA IMPRENTA REAL. 1794. Se hallará en la Librería de Gómez, calle de  Libro escaneado por Google Books, de donde se ha tomado la cita, trasladada con la misma grafía que en aquél se utiliza.

(2) Jean François de La Croix (1753 – 1794), gloria nacional francesa: Una biografía del mismo, en francés, puede encontrarse en: https://fr.wikipedia.org/wiki/Jean-Fran%C3%A7ois_Delacroix

(3) Busto de Adriano en el Palazzo dei Conservatori, Museos Capitolinos . La imagen es de Marie-lan Nguyen y un autor más, y en la Wikipedia aparece como de dominio público. A todos ellos agradecemos su cortesía por permitir el libre uso de la imagen.  (Hoy hace un año precisamente que en Yecla (Murcia. España)  se encontró una  impresionante cabeza de Adriano, en mármol blanco.   Véase en ABC: Descubren en Yecla un busto romano del emperador Adriano del siglo II   )