Saltar al contenido
Ventas Grandes

Más mala vista en formación inmobiliaria

30 de junio de 2016
Mala vista en formación inmobiliaria
Mala vista en formación inmobiliaria
Más mala vista en formación inmobiliaria
Miopía, ceguera, mala vista…

En ese informe se alumbraron muchos otros datos de interés sobre el estado de la Formación Inmobiliaria en España, inmediatamente antes de la Crisis, en el máximo del boom inmobiliario. Por eso, los volvemos a traer aquí.

El lector no debería pensar que están ya anticuados. Al fin y al cabo son de ayer mismo ―tras el atroz intervalo de la Crisis― y muestra lo que de ella pensábamos cuando todo iba bien. Ahora que arrancamos de nuevo en la Inmobiliaria española…  ¿habrá variado mucho la situación respecto del máximo del boom en el que surgió este estudio?

Otros hallazgos de aquel estudio  de 2006 fueron:

El texto siguiente se transcribe sin comentario alguno las conclusiones del estudio que venimos comentando. Pero remarcamos en marrón, aquello que nos parece más importante.

  • En el sector inmobiliario la gente en general se encuentra formada y capacitada  y en el que sólo un 1% de los trabajadores no tiene formación y un 2% solo es graduado escolar, el resto tiene algún tipo de formación adicional.
  • Sin embargo, a pesar de tener un alto nivel de formación, el gran problema del sector es el tipo de formación que tienen los empleados, que en la mayor parte de los casos no está relacionada ni vinculada al mundo inmobiliario.
  • Ésta  falta de coherencia entre la formación de los empleados y la formación «necesaria» puede estar vinculada a dos fenómenos; el primero,  la inexistencia de formación ocupacional o reglada en temas específicos del sector inmobiliario y el segundo a que en general las empresas no exigen ni formación ni experiencia específica en el momento de contratar siendo más común exigir experiencia que formación. Con este tipo de actitudes por parte de las empresas, lo que están haciendo es inducir a los empleos a creer que la formación no es imprescindible para conseguir un puesto de trabajo en el sector.
  • Sin embargo, pese al mensaje que se está enviando, es interesante ver como el 87% de los empleados consideran que la formación es importante, lo que indica que el sector está abierto a recibir formación para lograr la profesionalización y especialización de sus profesiones y ocupaciones. (10)
  • Así mismo, los índices de formación actual son altos, un 73% de la población encuestada cuenta que ha cursado programas de formación continua. Lo único es que, nuevamente, no siempre estos cursos han estado ligados directamente con el sector en el que se desenvuelven. Esta cifra aumenta a medida que las empresas son más grandes, lo que puede indicar que para las empresas más grandes es más importante tener empleados formados y capacitados.
  • A pesar de la importancia que se le atribuye en el sector a la formación, el año pasado se les ofrecieron cursos de formación a un 60% de los empleados, pero solo el 42% la llevaron a cabo, lo que indica que aunque lo consideran importante no siempre están dispuestos a llevarla a cabo.
  • Al analizar el motivo por el cual se encontraba tal diferencia entre la cantidad de oferta formativa y la demanda de la misma, se encontró que los empleados perciben varias dificultades para poder llevarla a cabo, entre las que se destacaron principalmente el tiempo, la conciliación del trabajo con su vida familiar y el costo de la formación y otros de menor incidencia.
Otra vez el costo de la formación

 Y sobre el problema del costo, se decía: 

  • Para poder solucionar esta dificultad es importante la comunicación, ya que existen varios cursos en el sector de carácter gratuito que parece que no se enteran o que no pueden acceder a ellos, por lo que se podría hacer mayor énfasis en la «publicidad» de estos cursos para que todos los involucrados en el sector puedan tener acceso a ellos. 
  • Para reducir el problema de comunicación sería interesante analizar los canales de comunicación que utilizan los empleados del sector para informarse de los que sucede. En la encuesta se obtuvieron los siguientes resultados:
    • La mayor parte de los encuestados encuentra la información a través de la empresa o de Internet y, en menor medida, a través del teléfono, de los agentes sociales o de la prensa. Sin embargo, este hecho cambia si lo observamos en función del tamaño de la empresa. En las empresas de más de 10 trabajadores la información obtiene mayoritariamente a través de la empresa y, en menor medida, Internet, en las empresas de entre 2 y 9 trabajadores, Internet y la información de la propia empresa son las fuentes principales, pero gana más importancia también el papel del teléfono, los agentes sociales y la prensa, y ya en las empresas unipersonales la información se consigue principalmente a través de Internet y de forma secundaria la prensa y los agentes sociales.
    • Según los expertos del sector consultados, existe un tercer motivo, no expresado por los empleados para no obtener formación, y es el aburrimiento. Según ellos, los empleados en varias ocasiones comienzan un curso a distancia, se aburren y lo dejan. Debido a esto se indagó también sobre la modalidad de formación que les gustaría recibir y efectivamente la mitad de los empleados manifestaron que el formato presencial era su preferido, y un 14% le interesaría que fuera mixto, esto lleva a la conclusión de que para las personas del sector es importante el contacto tanto con sus formadores como con sus «compañeros». Solo un 13% está interesado en formación únicamente a distancia.
 Al finalizar Más mala vista en formación inmobiliaria

 Los aspectos remarcados nos llenaron en su día de sorpresa. Y hoy al releerlos, igual  ¿Cómo puede ser el aburrimiento una excusa para no formarse? ¿No será porque los así afectados, están en el sector porque no pueden o no saben estar en cualquier otro?

 ¿Cómo puede pasarse con indiferencia, por las alternativas de formación gratuita de calidad, sin echarle siquiera un vistazo?

 ¿Cómo pueden, los empresarios del sector, no preguntar al menos por la formación que ya poseen los que van a  contratar?

 El informe podría estar hoy anticuado pero muestra con rotundidad la escasa incidencia de la formación en el sector inmobiliario en aquellos años anteriores a la crisis.

Para ser justos hay que decir que el informe no tenía como finalidad exclusiva la descripción del estado de la formación en el sector inmobiliario sino que ésta era sólo una de las facetas estudiadas. Pero una cosa si está clara, en aquellos tiempos inmediatamente anteriores al estallido de la Crisis del 2007, la formación inmobiliaria tenía para el sector una importancia muy, muy discreta. La formación, para todos aquellos a los que se les olvidó vender, era prescindible. Y así les fue.

¡Siga con salud!

Miguel Villarroya Martín, a 30 de junio  de 2016 / / Madrid/ España/ Ref.007 / ventasgrandes.com

Notas:

(1) Dentro del contexto del Plan de Formación Estatal 2004-2005 del Sector de la Intermediación Inmobiliaria en España, gestionado por la patronal AEGI y los sindicatos mayoritarios pudo disponerse de la financiación necesaria para acometer una acción complementaria denominada : «Investigación Sectorial de las Actividades Inmobiliarias«  Véase nuestra anterior postal titulada: Formación inmobiliaria en el máximo del boom.

(2) La imagen utilizada es del inglés ClkerFreeVectorImages. Y estaba en Pixabay  como imagen de Dominio Público. A ambos agradecemos su cortesía por el uso de su ilustración.