Saltar al contenido
Ventas Grandes

Tiempo de ahogamientos, acorazados de guerra y héroes anónimos

28 de marzo de 2024
Destructor clase Zumwalt

Índice:

  1. Un hecho cuya frecuencia, mayor o menor, es siempre terrible.
  2. Ocurre en más sitios, seguro.
  3. Ocurre en más sitios, seguro… pero siempre de igual forma.
  4. Ocurre en más sitios, véase aquí.
  5. Un hecho cuya frecuencia, mayor o menor, es siempre terrible.
  1. Un hecho cuya frecuencia, mayor o menor, es siempre terrible.

En verano, en España, julio y agosto son meses de calor extremo, así que no es infrecuente leer alguna noticia sobre ahogamientos de personas en el mar o en piscinas. Todos son lamentables… y todos sobrarían, pero así son las cosas: la Muerte es una cazadora implacable y certera.

Pero hay una clase de esos sucesos que tienen una dimensión especial. Hay en ellos algún elemento heroico que conviene resaltar… aunque solo sea ─pues hay más razones─ porque suelen pasan desapercibidos.

Hace unos días leí que una persona se había lanzado al mar al darse cuenta que otras dos, en el agua, estaban ahogándose. La mujer ─la heroína de esta historia─ al ver el peligro en el que se encontraban, no lo dudó y se echó al agua para ayudarlas. Y pudo hacerlo, las dos posibles víctimas se salvaron con la ayuda de la anónima mujer… pero esta, falleció en el intento.

La noticia apenas si daba más detalles de este hecho concreto y pasaba enseguida a hablar de los peligros de bañarse en el mar en según qué circunstancias, del número de ahogamientos que ya llevábamos este verano,  de la irresponsabilidad de algunos bañistas, al no respetar el código de señales de seguridad, del extremo calor que podría producir desvanecimientos incluso dentro del agua, etc., … pero ni una sola línea más acerca de la heroína fallecida, salvo que se trataba de una mujer de 40 años.

¿Cómo es posible que un acto heroico como el ocurrido ─ver el peligro en el que estaban dos personas, olvidarse de su propia seguridad, decidir salvar a otras en riesgo mortal, el logro del fin, pues se salvaron, y el sacrificio de la heroína, pues murió ahogada─, no tenga más reflejo en los medios?

¿Cómo es posible eso?

¿No vende el altruismo? Pues parece que no.

¿Cómo puede la noticia del ahogamiento anular la heroicidad de esa señora? Espero que esté en el cielo que Dios destina a los héroes. Y le doy aquí, las gracias por su valor y expreso mis condolencias a sus deudos.

  1. Ocurre en más sitios, seguro.

Con tristeza, me puse a buscar más datos de esa noticia en otros medios y lo que encontré no fue muy diferente, lo llamativo para ellos, era el ahogamiento de víctimas, las circunstancias de la muerte de los ahogados y las llamadas a la prudencia. Y poco más.

Pero entre las noticias que encontré, hallé muchas en las que el ahogamiento de las víctimas iba precedido por la valentía de héroes anónimos que habían, con diversas suertes, arriesgado ─y perdido en algunos casos─ sus vidas por otros. Esos héroes demuestran como el gen egoísta es una falacia; claro que hay monstruos entre nosotros que anticipan su bienestar a cualquier otra cosa ─los del todo por la pasta (plata, dinero…) ─ pero enfrente de ellos hay gente altruista capaz de sacrificarse por otros desconocidos.

Somos una especie solidaria con monstruos egoístas como excepción… aunque olvidadiza y en riesgo de caer en valores insolidarios.

En esta sección vamos a luchar contra ese olvido atontador. Traeremos historias altruistas que puedan servir de ejemplo a nuestros comerciales, cuando, en momentos de desfallecimiento, deban recordar de dónde venimos: de una historia de éxito de dos millones de años en los que las personas se han reunido en grupos solidarios, se han ayudado mutuamente y reconocido el valor de la supervivencia del grupo.

  1. Ocurre en más sitios, seguro… pero no siempre de igual forma.

Esa misma noche vi, en unos videos de You Tube, noticias acerca de un tipo de acorazado furtivo USA con proa invertida, formas espectaculares y armamento de última generación. Un barco temible… pero muy caro según sus críticos.  Véase en: https://es.wikipedia.org/wiki/Clase_Zumwalt

Pero lo que a mí más me chocó fue los nombres de los tres acorazados ya construidos, Como es costumbre en USA, a los navíos de mayor valor o capacidad ofensiva, le corresponden nombre de famosos presidentes, almirantes o personajes históricos. El primero y el tercero de los acorazados obedecen a esa regla no escrita, el primero se llama así por un afamado almirante, Elmo R. «Bud» Zumwalt Jr., que da nombre a la misma clase de acorazado, la clase Zumwalt y el tercero, lleva el nombre de un expresidente USA, Lyndon B. Johnson. Pero… ¿y el segundo?

El segundo se llama Michael A. Monsoor. Pero … ¿Quién es ese hombre para recibir, lo que se considera en USA, un gran honor?

“El secretario de Marina, Donald C. Winter, ha anunciado que el nuevo destructor de la clase Zumwalt se llamará Michael Monsoor en honor a un SEAL que murió en Irak cuando se arrojó sobre una granada para salvar a dos compañeros de equipo.” […]   Monsoor recibió póstumamente la Medalla de Honor a principios de este año por sus acciones en Ramadi, Irak, en septiembre de 2006. […] “El nombre de Michael Monsoor ahora se vinculará con uno de los ejemplos más visibles de poder militar de nuestra nación, el buque de guerra de la Marina de los EE. UU.”, dijo Winter anoche en el comunicado. “Su legado inspirará los corazones de los futuros marineros que sirvan en el barco que lleva su nombre”.  Véase en:  https://hamptonroads.com/node/486137

¿Uno de los barcos más caros y avanzados del mundo llevará en nombre de un sargento de infantería?

Pues sí. En este caso, el hecho altruista póstumo de Michael, arrojarse sobre una granada, sabiendo que eso le acarrearía la muerte pero que a cambio salvaría a sus compañeros allí presentes, fue un acto altruista, heroico, de valía… recompensado esta vez, merecidamente. Y estoy seguro que, además, estará, por su última acción, en el cielo de los héroes.

  1. Ocurre en más sitios, véase aquí.

Pues en estos pocos días he podido reunir una serie de casos en los que se dan hechos altruistas como los que estamos comentando. Seguro que los puede encontrar usted, y a eso le animo, pero por si acaso, vea estos:

No lo dude: somos una gran especie, a pesar de los malvados, que suelen recibir más atención que las personas que actúan altruistamente.

Y no importa, a pesar del ataque despiadado que nuestra historia y valores tradicionales están recibiendo, algún día nos libraremos del gen egoísta y de sus portadores.

Hasta entonces, siga con salud y ayude a quién sea, cuándo y cómo pueda.

3.6.1 /domingo, 20 de agosto de 2023.