Saltar al contenido
Ventas Grandes

El poema de José Selgas, La Cuna Vacía, revisitado.

17 de junio de 2024
SE trata de una doble página de una revista en la que se publicó La cuna vacía

Hace años preparé una postal (publicada en una antigua revista mía) a petición de un amigo. Era difícil lo que me pedía: aliviar algo que solo el tiempo cura (la muerte de un niño de pocos meses de  edad). Pero la historia era tan terrible y el dolor que se desprendía del encargo, tan intenso, que pensé que podría aliviarlo, así que le dije que prepararía unas líneas.

No estaba seguro de cómo acertar con lo pedido, pero en esos días me hallaba yo repasando unas revistas antiguas que están llenas de líneas de fuerza y relatos poderosos, y en una de ellas (1) encontré el poema que ahora transcribo. Y pensé que era un excelente remedio para el dolor de sus padres. Así que se lo pasé a mi amigo con un par de notas adicionales para la familia. (2)

Nunca más hemos vuelto a hablar de esto. Más tarde, allá por el 2010, utilicé este suceso para publicarlo en forma de postal. Y hoy lo renuevo con nuevos datos.

Decía yo, entonces:

 1. El suceso amargo: una cuna vacía.

Hace unos días conocí una historia atroz. A un amigo de un amigo se le ha muerto hace poco un niñito de pocos meses. Como puede entenderse los padres están desechos por el dolor de la muerte de su criatura y no parecen alcanzar consuelo. Así que mi amigo me pidió para ellos unas palabras de ánimo, que a manera de bálsamo mitigaran el dolor de su pérdida.

 Y creo que las he encontrado en este fantástico y encantador poema de José Selgas titulado: La cuna vacía. Léalo también el lector que aquí acude y podrá así saborear la Belleza.

 2. El poema: LA CUNA VACÍA.

                                    I

         Bajaron los ángeles,

        besaron su rostro,

y, cantando a su oído, dijeron:

      «vente con nosotros

         Vio el niño a los ángeles

       de su cuna en torno,

y agitando los brazos, les dijo:

      «me voy con vosotros.»

         Batieron los ángeles

       sus alas de oro,

          suspendieron al niño en sus brazos,

       y se fueron todos.

                                II

         De la aurora pálida

       la luz fugitiva,

alumbró a la mañana siguiente

       su cuna vacía.

                                             José Selgas 

Las notas que añadí al poema, en mi publicación de entonces, fueron:

      • Según yo creo, la muerte no es el final y por ello, estoy razonablemente seguro que el niñito de la historia aguarda a sus padres en algún lugar del Cielo.
      •  Nota para los padres: Paciencia padres, la reunión figura ya en la agenda del Creador y por lo que se dice, Éste, nunca falta a una cita.

3. El autor José Selgas y Carrasco. (1824-1882)

Hoy es un poeta relativamente olvidado, pero enorme como puede deducirse de la muestra que presentamos. Para saber más de él…

Un rasgo actualísimo de su genio es la definición que, en ocasión memorable dio a la palabra política. De esta última fuente anotamos:   ─ «El 1 de marzo de 1874 José de Selgas ocupaba, por fin, el asiento b de la RAE con la lectura del polémico discurso El filosofismo, la política y la industria, elementos que más contribuyen en nuestros días a corromper el habla castellana, en el que dio la vuelta a la definición del diccionario de la palabra política y la definió con sus propias palabras como «el arte de trastornar los pueblos, destruir leyes y reglamentos para mantener la intranquilidad è inseguridad públicas y conservar el desorden y las malas costumbres» (p. 14)

4. El poema La Cuna Vacía de José Selgas.

Le voy a dejar unos enlaces donde, si le resulta de interés, podrá ampliar su conocimiento sobre el extraordinario curso de este poema desde su publicación hasta hoy. Afortunadamente, existen muchas entradas que se refieren al poema, pero solo le voy a dejar unos pocos:

Otros poemas del autor pueden encontrarse en distintos sitios, como, por ejemplo:

5. Despedida y Notas:

Una terrible desgracia ajena me llevó a conocer a este escritor romántico español. Ojalá esta postal le lleve a usted a los mismos lugares que a mí y conozca a otro de los nuestros, uno grande sin duda.

Me despido a la romana: ¡Siga con salud!

Miguel Villarroya Martín / Arquitecto Técnico, API y escritor. / info@ventasgrandes.com

Notas actuales:

  • La Moda Elegante, periódico de las familias. Núm. 15.  Cádiz. 10-04-1.864, página 118.
  • La imagen destacada de esta postal es una captura de pantalla de mi revista Más y Mejores Ventas Inmobiliarias, núm. 46, de diciembre de 2010