Saltar al contenido
Ventas Grandes

La caza del Snark, de Lewis Carroll, y el mercado inmobiliario, revisitada.

18 de junio de 2024
un animal mítico mezcla de tiburón y serpiente de mar: un snarck

1. El antecedente a La caza del Snark de Lewis Carroll y el mercado inmobiliario.

El 30 de enero de 2010, ya en plena crisis escribí una postal titulada: «Cómo el poema de Lewis Carroll: «La caza del Snark» nos enseña cosas sobre el mercado inmobiliario español» y la misma tuvo un cierto éxito. Básicamente escribía yo que, ante tanta predicción de cómo va iba a ser el mercado inmobiliario una vez superada la crisis, la caza de un animal tan elusivo como el snark era de lo más parecido. Y cómo, al igual que los cazadores de la historia no habían podido ni siquiera vislumbrar al inasequible y escurridizo animal, lo mismo eran a mi juicio, las predicciones que se hacían entonces sobre la evolución del mercado inmobiliario.

En el oscuro momento actual también aparecen periódicamente declaraciones acerca de la posible evolución de determinados aspectos del mercado inmobiliario. Las respuestas de expertos bien cualificados, sin duda son las que son, pero la mayoría de ellas, pasados algunos meses, terminan por marchitarse. Y es que, a pesar de nuestra afición ─ ¿adicción? ─ histórica por las predicciones, el futuro es impredecible. (1)

2. «Cómo el poema de Lewis Carroll: «La caza del Snark» nos enseña cosas sobre el mercado inmobiliario español.»

2.1 Lo que decía yo entonces:

«En las noticias publicadas en los últimos meses abundan las que tratan de “ver” cómo será el nuevo mercado inmobiliario una vez que pase la crisis. Y aunque las respuestas son variadas suele haber coincidencia en un aspecto: “el mercado no volverá a ser lo que fue” o “cuando el sector se normalice no será para hacer lo mismo” o bien: “no se repetirán los errores cometidos por los Inmobiliarios y todo será distinto a como lo ha sido hasta ahora”.»

« En ese tipo de expresiones resultan chocantes, al menos, dos cosas: a) que haya unanimidad en que lo vendrá no se parecerá a lo que hemos pasado y b) … que no exista esa misma unanimidad a la hora de explicar cómo será entonces el nuevo futuro. Dejando el primer asunto para otra ocasión discutiremos ahora el segundo.»

 «Y así, muchos de los predictores del futuro inmobiliario tras afirmar que “El sector no volverá a ser el mismo” guardan silencio a la hora de definir cómo será entonces, pero en esto hacen bien pues se muestran prudentes ante lo desconocido y por ello tienden a utilizar expresiones generales acerca de temas globales como por ejemplo: “El sector inmobiliario en 2010 será mejor (peor), que ..“Los precios aún tienen recorrido a la baja”,El número de ventas esperadas para el próximo año, remontará… “Saldremos de la recesión en… (varias fechas), etc.»

 «Pero incluso expresiones generales como estas están sujetas a tal número de variables que su valor es, como ya hemos indicado, muy escaso debido al estado caótico y complejo en el que nos encontramos

Hoy, con distintas preguntas y respuestas sobre la evolución futura del mercado inmobiliario, pasa lo mismo, obtenemos declaraciones imprecisas, desiguales y, en cualquier caso, sin posibilidad de confirmación.

Pero, ¿por qué asimilaba yo este estado de predicción dislocada con la Caza del Snark de Lewis Carroll? Veámoslo.

2.2 La existencia del Snark.

 «El estado en el que nos encontramos recuerda un tanto al célebre poema de Lewis Carroll denominado “La caza del Snark”, en el que un extraño grupo de “marineros” (con profesiones tan poco relacionadas con el mar como las de pastelero, sombrerero, carnicero, abogado, un limpiabotas, un tasador… e incluso un castor humanizado) y a la las órdenes de un alucinado capitán (cuya máxima capacidad para dirigir una nave es la de tocar la campana), con una nave que en ocasiones cambia su geometría física y con una carta de marear en blanco, se echan a la mar en busca de un esquivo animal, el Snark.

 El huidizo futuro del sector inmobiliario es como el Snark, una criatura de la que todo el mundo habla pero que nadie ha visto, pues de hecho es invisible salvo para los visionarios y, en ambos casos, por la misma razón: ni el Snark ni el futuro existen en este momento.

El segundo caso, es fruto de una fantasía extrema del extraño y excepcional talento de Carroll y en el primero, lo que ocurra, será fruto de innumerables interacciones de personas, organizaciones, poderes públicos y privados… e indefinidos e indiferentes hechos azarosos.»

 2.3  El sinsentido del Snark.

Esta asimilación mía de la Caza del Snark y las predicciones sobe el mercado inmobiliario es la que es, pero hay otras «muchas interpretaciones del sentido que el poema de Lewis Carroll pueda tener. En el primer sitio que recomendamos, en las notas a pie de página, se cuestiona esto diciendo:

 “¿Qué significado tiene la historia? ¿Qué representan los personajes de la expedición? ¿A qué simbolismo remiten los animales fantásticos que aparecen en el poema? La interpretación de La caza del Snark es una actividad inagotable y, a la vez, una invitación a reflejar las ilusiones y los temores de cada cual en estas agradecidas páginas de Lewis Carroll.” Pero en el segundo, se aporta una explicación que nos gusta más: “Hoy, quizás la visión más interesante del poema sea aquella que dice que habla de la vida. El Snark son esas cosas que buscamos (el alimento, la tranquilidad, la felicidad, el placer y la riqueza) pero, como nuestro paso por la vida, está dibujado en un mapa completamente en blanco, acabamos encontrando a un boojum (búcham, según Laborda)) y desaparecemos para siempre.”

En este último sentido es en el que decimos que el mercado inmobiliario próximo ─ el que vendrá tras la superación de la crisis ─ es un Snark. Algo sobre el que no disponemos de una carta de navegación –pues está en blanco; no hay tierras ni objetivos a la vista, todo se hará sin que podamos ver bien hacia dónde vamos, en el que carecemos de un horizonte de sucesos predecible ya que nadie ha navegado nunca en los nuevos mares que nos esperan; ni sabemos muy bien lo que buscamos, pero en el que disponemos de una voluntad férrea de navegar – no vamos a abandonar el mercado inmobiliario─; no vamos a renunciar a la caza del Snark─ y de un excelente sistema de navegación que nos permitirá observar la realidad más inmediata a medida que esta se vaya produciendo – materializando ─y decidir los mejores golpes de timón acordes con la nueva situación.»

 2.4 Mi despedida y notas de entonces.

«Siga con cuidado y recuerde que, aunque el futuro no sea predecible y el Snark difícilmente visible, eso no quiere decir que no lo vayamos a cazar y disfrutar de su pesca; los supervivientes lo haremos. ¡Salud!»

Miguel Villarroya Martín / mvillarroya@inmodiario.com (En esa época escribía yo en este periódico y ese era mi correo entonces. Ahora ya no.)

Notas de entonces:

 (1) Hay muchas referencias en la Red sobre este asunto de la Caza del Snark y el lector haría bien en “cazar” información sobre este asunto. Incluso el texto del poema y las estupendas e increíbles ilustraciones victorianas que acompañaban a la edición original, se halla disponible en muchos sitios. Nosotros le vamos a recomendar tan sólo dos, pero hay otros muchos de valor que también tratan de este tema. Y, por último, a pesar de su disponibilidad digital, le sugerimos la adquisición de alguna versión impresa en papel, anotada e ilustrada. En la búsqueda en la Red podrá también encontrar diversas editoriales que tienen editado el poema.

 Estos son dos de los sitios que nos han gustado.

  (2) En otro orden de cosas le sugiero que no pierda de vista tampoco el inquietante artículo del profesor universitario Alberto Tuñón titulado: La sentencia del 11-M o tres magistrados a ‘la caza del Snark’. (Este es su enlace: http://www.almendron.com/tribuna/17551/la-sentencia-del-11-m-o-tres-magistrados-a-la-caza-del-snark/

3. El Snark actual.

El futuro es hoy igual que hace 14 años y que lo será siempre: impredecible. Así que no pierda el tiempo pensado en qué pasará, porque cuando ocurra lo que acontezca, lo más probable es que, ni se parezca a lo que temíamos o esperábamos.

Cambie su preocupación por el presente. Es en el ahora, cuando el mercado existe, cuando debe fijar su atención. Recuerde que, de su medio segundo después solo sabemos que será distinto a este en el que estamos.

Por eso debe tener usted un sistema de información de mercado que le provea de cuantos datos necesita para el desempeño diario de su negocio. Preocúpese por eso. ¿Dispone usted de canales de información que le provean del combustible necesario para que su trabajo sea el mejor de los posibles? Esa es la pregunta. O estas otras: ¿Cuánta luz alumbra su camino? ¿Tropieza usted ─ fracasa ─ porque no disponía de la información que su éxito hubiese exigido? ¿Por qué no acepta que, si nuestro negocio es la información inmobiliaria, debe usted tener una política de información exhaustiva?

El Snark actual no es la predicción inane del futuro sino la percepción activa del presente. ¿Entendemos lo que está pasando realmente a nuestro alrededor?  ¿Tenemos sistemas avanzados de observación del entorno? ¿Disponemos de sistemas de alerta temprana de lo que está pasando en nuestro sector?

Pero no es solo un asunto de acumulación de información relevante para nuestro negocio, también tenemos que preguntarnos:

  1. A continuación: ¿Interpretamos bien la información que recibimos?
  2. Y más allá: ¿Utilizamos eficazmente lo que creemos que está pasando?
  3. Y tras nuestra actuación, ya sea con éxito o no, ¿aprendemos de lo que nos acaba de ocurrir.

Esas son las escamas del Snark. (3)

4. Despedida y Notas actuales:

No hay vida real fuera del AHORA, los demás son ensoñaciones.

Y aunque algunas cacerías de distintos y bellos snarks puedan ser atractivas, no pierda su tiempo inmobiliario en ellos.

Ahora… ¡Siga con salud!

Miguel Villarroya Martín / Arquitecto Técnico, API y escritor. / info@ventasgrandes.com

Notas:
  • No se puede conocer el futuro porque este se forma por el choque de miríadas de hechos distintos que interaccionan a cada instante azarosamente. Y eso, resulta inabordable para el Hombre.
  • Visite, por ejemplo, este sitio: https://es.wikipedia.org/wiki/La_caza_del_Snark
  • Lewis Carroll acuñó esta palabra Snark con una contracción de estas otras dos: Snake + shark.
  • Le recomiendo el poema, a pesar ─ precisamente por esto, me temo ─ de su estrambótico relato.
  • La imagen destacada de esta postal es del ilustrador ucraniano George Chernilevsky y se halla en el banco de imágenes PIXABAY, como imagen de uso gratuito bajo su Licencia de contenido. Véase en:  https://pixabay.com/es/illustrations/astrolog%C3%ADa-s%C3%ADmbolo-separar-acuario-6808382/  A ambos agradecemos el permiso de uso de la misma, y les manifestamos nuestro respeto por su generosidad y talento.